Pensando en las vacaciones!


Pues, casi sin darnos cuenta, nos encontramos a las puertas de la vacaciones de los peques, y pensando diferentes actividades para disfrutar de esos meses, he decidido que vamos a invertir un poquito de tiempo cada día para crear nuestro particular cuento de verano.

Aunque oficialmente las vacaciones no empiezan hasta la semana que viene, hoy ya hemos decidido cual será nuestro cuaderno de trabajo. Ahora solo queda decidir quienes serán nuestros/as protagonistas y un principio del que partir, así que nos ponemos manos a la obra…

Mis vacaciones más divertidas…

Para un peque de 6 años  creo que será la manera perfecta de mejorar y seguir practicando su escritura, y sobretodo de desarrollar su creatividad. Ya ha decido el título y suena prometedor … «Mis vacaciones más divertidas»

 

PALABRAS CREATIVAS


Cada vez me sorprende más la creatividad y la capacidad artísticas de los peques. Ahora mismo nos encontramos en el momento del gran descubrimiento de las letras. Los ojos muy abiertos mientras miras en la servilleta de papel las letras que ha escrito y empiezas a leer. Ese momentos en el que se da cuenta que ha creado una palabra (en su caso literalmente)… “MANIBORUAXUA”

palabra creativa
palabra creativa

Pues esa misma sensación, ese mismo interés y asombro es el que deben encontrar cada vez que aprenden un nuevo concepto, una mezcla de color, una combinación con el teclado o una herramienta que hace que el ratón del ordenador se convierta en un pincel grueso.

Cada momento de descubrimiento es lo que hace que sea un momento único e irrepetible y esas sensaciones serán las que le ayudarán a querer seguir sumando conocimientos y habilidades a lo largo de toda su vida.

Momentos creativos


Es curioso lo complicado que resulta enfrentarse al color blanco, al vacío, ya sea un lienzo, un folio, una pared… a quienes disfrutamos llenando ese vacío de colores siempre nos entra un cosquilleo que se extiende desde el estómago hasta las yemas de los dedos y de ahí, ataca directamente al elemento que hayamos elegido para plasmar, o intentarlo al menos, esa idea que nos ronda la cabeza.

Estas sensaciones son más de mayores, adultos que con el tiempo nos hemos ido limitando con el qué pensarán o nos hemos dejado abrumar con las grandes obras de los grandes genios (esas a las que conscientemente sabes que nunca llegarás tan siquiera a imitar decentemente).

Pero entonces llegan los peques y todo vuelve a tener sentido. El mar sobre el que vuela un pez, los primeros círculos de colores, las manchas que a la vez pueden ser ballenas, dinosaurios o bichos en general, esas figuras sin cuello que casi sin darte cuenta empiezan a tener manos y dedos, siempre son formas supeditadas al color que todo lo cubre; rojos, amarillos, azules, naranjas… “el negro no, ese no me gusta mami” Y de repente te das cuenta que de eso se trata, de pintar sin más, siARTENANOS_pinturapinceln querer demostrar nada a nadie, simplemente disfrutar de ese momento en el que los colores se mezclan y el blanco desaparece entre pinceladas, que el peque decida incluir un detalle en tu lienzo y resulte que encaja perfectamente en tu idea, y entonces, esa obra resultante pasa a formar parte de las obras dignas de ser colgadas en el “salón de tu casa”