Jugar y Aprender


Desde hace mucho tiempo en Artenanos somos conscientes que no hay mejor modo de enseñar que disfrutando y no hay un camino más directo para aprender que jugando.

En la historia del Arte tenemos múltiples obras con las que, más allá de limitarnos a admirarlas, podemos divertirnos re interpretándolas, usando nuevas técnicas o directamente creando nuevas obras a partir de un color, una técnica o un simple detalle que nos atraiga, que llame nuestra atención.

En las últimas clases y talleres estamos apostando aún más, por la parte lúdica del Arte, porque es más fácil hablar de emociones a través del juego y de los colores que si únicamente nos dedicamos a analizar una obra, sus líneas y su composición. Cuando los peques juegan sienten la suficiente libertad para no temer hacer nada mal, no hay miedo a equivocarse, y eso que es importante en todas las materias se convierte en primordial si hablamos de ARTE y creatividad.

Siempre recordamos aquello que hemos aprendido de manera más divertida, más amena. En nuestro caso nuestro objetivo es hacer que nuestros/as peques disfruten creando, ofrecerles la libertad para que elijan colores y formas que les atraigan, así como proponerles materiales diversos con los que crearla; papel, témpera, lápiz, telas, etc. y así encontrar esas formas que más nos gustan y que mejor transmiten lo que queremos decir.

Emociones, globos y colores

Por otro lado, y ya que siempre es el tiempo el que limita nuestras opciones, dejemos que al menos sea un tiempo divertido. Para ello, nada como elegir espacios en los que poder movernos, de pie o por el suelo, como mejor podamos compartir nuestras emociones. Incluimos la música y comenzamos a expresar, con globos, pintura, o simplemente moviéndonos por el espacio. Aquí es importante no pensar, simplemente dejarse llevar y actuar sin importarnos quien mira o cómo lo hago.

En nuestros talleres queremos que nuestros/as peques se sientan plenamente capaces para poder expresarse y desarrollarse. Sin miedo ni vergüenza que pueda coartar su capacidad, ya que en ese deseo de comunicar es donde encontraremos las grandes manifestaciones más originales y creativas.

Los finales siempre son difíciles


Pues ya estamos a punto de terminar este curso. Estas clases en el CEIP Narixa de Nerja han sido de todo menos aburridas. Cada artista así como cada peque, nos han permitido conocer visiones y opciones que cuanto menos nos han dejado con cara de sorpresa y ojitos muy abiertos.

Un grupo en el que encuentras a peques de entre 4 a 8 años permite múltiples opciones así como variables no planteadas. Entrar a clase con tu carpeta repleta de actividades y salir sin haber conseguido terminar ninguna o que por el contrario debas inventar alguna sobre la marcha porque ese día, la calma, el silencio y la efectividad se han apoderado de ellos/as y quieren más.

Querer colorear, pintar con pincel, jugar con plastilina, hacer un puzzle, pintar en la pizarra o no hacer nada, de todo puede ocurrir en nuestras clases y con todo hay que conseguir encontrar el punto de equilibrio.

Un curso bueno, duro algunas tardes, pero divertido, sorprendente y creativo todas las demás.

Y que los finales siempre son difíciles, es cierto, porque estamos cansadas, la cabeza ya no está tan despierta como al principio y queremos terminar … pero también lo son porque es difícil decir hasta el curso que viene a aquellas con quienes te ha gustado tanto pasar esas maravillosas tardes del año, esas horas en las que la creatividad ha sido la protagonista absoluta y te han sorprendido con maravillosas obras de arte, mejorando y aprendiendo día a día.

Así que espero volver a verme allí el curso que viene.¡Feliz descanso!